Title Comes Here

Cuidados básicos y ligeros para un cutis sano y bello

En un contexto en el cual el clima es húmedo, la piel se encuentra expuesta a factores externos que amenazan con dañarla, resecarla y debilitarla. El rostro es la zona que está más expuesta a las agresiones producidas por la contaminación ambiental, los cambios de temperatura y la radiación solar, los factores personales como el sudor y los restos de maquillaje también influyen en el daño a la piel. Es necesario mantener buenos hábitos de higiene, protección e hidratación facial que permitan evitar que se tapen los poros del cutis. La limpieza facial y las mascarillas pueden llegar a ser fáciles y muy relajantes, haciendo uso de estas al menos una vez por semana se oxigenara la piel, se retrasara la aparición de arrugas, se eliminan las células muertas, espinillas y puntos negros, aumentando la luminosidad y suavidad de la piel.

Desde la comodidad del hogar se pueden realizar limpiezas, exfoliaciones y mascarillas naturales siguiendo estos sencillos pasos: limpiar, exfoliar e hidratar.

El rostro se limpia con agua y jabón ya sea facial o a base de ingredientes naturales, evite los jabones con olores o colores fuertes que indican mayor cantidad de químicos en él, también existen toallas y paños para limpieza facial.

El azúcar es un exfoliante económico y eficaz, se debe utilizar azúcar de grano fino, se limpia el rostro y se aplica el azúcar con los dedos humedecidos en agua, realizando movimientos circulares hacia arriba sin ejercer fuerza sobre la zona; solo necesitara una cucharada de azúcar.

La miel es otro exfoliante fantástico y practico, se utiliza una cucharada de miel disuelta en un par de gotas de limón, se aplica con la yema de los dedos de forma circular, se deja actuar por un par de minutos y se retira con agua.

Para la hidratación del rostro (piel seca) la mascarilla de aguacate es ideal; se corta el aguacate y se extrae la pulpa, se aplasta hasta conseguir una textura cremosa, si desea puede agregar unas gotas de aceite de oliva virgen, se aplica sobre el rostro directamente y se dejar actuar durante 30 minutos, pasado ese tiempo eliminar con agua tibia.

Para la hidratación del rostro (piel grasa) la Mascarilla de tomate funciona de maravilla; se corta un tomate mediano en varias rodajas y se ponen sobre el rostro excepto sobre los ojos, se deja puesto por 15 minutos y luego se retirar con agua fresca.

Luce una piel renovada, saludable y bella.